.

.

Bastardos Judíos


Los judíos afirman ser superiores cuando en realidad ellos son retorcidos salvajes, que destruyen todo lo que no pueden robar. Para aquellos que han estudiado el asunto, esto no es ningún mito; es una verdad verificable, de 2.000 años de antigüedad
Cualquier tentativa de "demonizar a Israel", sería definida como anti-judaísmo.

Paz Mundial en hebreo significa que todos los demás muerden el polvo.

Por esto es tan importante conseguir la comprensión real de la verdadera naturaleza de la patraña judía del "Holocausto" de la Segunda Guerra Mundial, porque eso revela muchas de las mentiras que los estadounidenses, mediante los medios judíos de comunicación, han incorporado en su cosmovisión como la verdad absoluta. Sobre todo, éste es un caso de manipulación del pensamiento grupal donde sus amigos quedarán perturbados si trata de establecer la verdad de la Segunda Guerra Mundial de que Hitler trabajó infatigablemente por la paz.

Más que eso. Hitler creó prosperidad evitando a los banqueros judíos tanto como le fue posible, y ése fue un mensaje que los controladores mundiales judíos no podían permitir que permaneciera, no fuera que su obvio atractivo se extendiera a otros países.

La otra gran mentira es la frase judía "Fuerza en la Diversidad". Realmente, la diversidad sólo trae conflicto y división. Esas cosas debilitan a una nación y hacen que pierda su foco, haciéndola propensa al deseo de sus líderes carentes de principios de considerar el crimen de fuerza sólo como otra opción de política exterior.

Mientras no digamos quiénes son ellos
está bien hablar de ellos,
pero en el minuto en que los nombremos
el tema repentinamente se convierte en tabú.

La mayoría permanecen demasiado estupidizados para tener siquiera una pista sobre todo esto, y ésa es simplemente la forma en que los judíos lo quieren, ya que ellos siguen trabajando en su proyecto de tomar todo lo que tenemos. Eso es lo que ellos hacen; eso es lo que ellos han hecho siempre.

Repugnancia Judía..

Cuando el verdugo judío americano John C. Woods iba a colocar la soga en el cuello a Julius Streicher...este dijo a los presentes "buen Purim" tendréis hoy...esto solo sirve  para  hacerse  una  idea de  la infame  historia que  viene a continución..


La religión judía conserva aún la fiesta del Purim. Esto no debe extrañarnos, pues vemos que con el transcurso de los siglos, en vez de aminorarse, el sentimiento sionista ha ido creciendo. 

Pero no se nos alcanza la razón por la cual la Iglesia Católica ha declarado canónico un libro tan repugnante como el de Ester, porque fue Ester la que al contraer matrimonio con el rey Asuero,y este nombrar a su tio Mardoqueo primer ministro en sustitución del árabe Hamán, al que Mardoqueo ejecutó junto a sus diez hijos, la responsable de las matanzas. 

La Iglesia cree que con ello sirve a Yahveh, el antiguo Dios único. Aquí se equivocan los teólogos. Ya hemos dicho que los judíos deportados por Nabucodonosor conservaron su religión, pero que adoptaron muchas supersticiones babilónicas. Fijémonos, sin ir más lejos en los nombres de Mardoqueo y Ester. Mardoqueo se deriva de Marduk, dios tutelar de la Babilonia pagana, y Ester es lo mismo que Istar, diosa de la fecundidad, cuyos templos eran en realidad casas de prostitución. 

La misma Ester se portó de acuerdo con su nombre. Otro ejemplo de santo puterío lo tenemos en Judit, la cual, después de ganarse con su belleza al general caldeo Holofernes, le cortó el cuello cuando éste dormía para reponer fuerzas. Mucho se ha discutido sobre quién era Asuero. El padre Felipe Scío de San Miguel, confesor de Fernando VII y traductor de la Vulgata al español, lo identifica con Darío. Otros autores señalan a su hijo Jerjes, cuyo nombre Xayersa pudo haber originado el bíblico Aschaverus o Asuero. Nosotros nos inclinamos por la segunda hipótesis, y de acuerdo con ella situamos el repudio de su primera esposa Vasti y el encumbramiento de Ester en el 483 antes de Cristo. Tres años después intentó Jerjes dominar Grecia, provocando el desastre de la II Guerra Médica. 

Un detalle que ilumina mucho la personalidad de este tirano es que, cuando la tempestad destruyó su puente de barcos en el Helesponto, hizo dar al mar trescientos latigazos. Vuelto a Irán tras su fracaso, tuvo que sofocar varias revueltas populares. La matanza del Purim debió de ocurrir en el año 473. Pero al final, Jerjes fue asesinado por una conjura de nobles presas en el año 465. La tumba de Ester que se enseña actualmente en la ciudad de Ecbatana, y que por cierto está adornada con svásticas, pertenece en realidad a una reina posterior. 


Caín como un elegido..


La marca de Caín es la marca del elegido, de alguien que se ha enfrentado a Dios. Caín representa la libertad del Hombre, es el espíritu de un hombre autodeterminado que entiende la justicia a su modo. Matar a su hermano Abel significa que no acepta la justicia de ese Dios. Caín represente al hombre que decide por sí mismo, es la señal portada por aquel que se enfrenta a la palabra de Dios, aquel que solamente se obedece a sí mismo. Él se hace así mismo justicia matando al preferido de Dios.

El Dios judío es cruel, y es cruel sin límites: promovedor de envidias, asesino de niños, celoso, etc. se muestra así como un gran negociador y embaucador, cualidades muy hebraicas.



Caín como un elegido, como aquellos seres amorales que no temen la vida ni la muerte. Caín es también un designado por Dios, su marca no sería entonces un castigo, sino una especie de galardón con el que a Caín se le da un poder, pues a partir de entonces todos le temerán. 

Nos muestran a El Señor como un conspirador, como un ente arbitrario y caprichoso que no entiende de lo justo, o aunque en realidad digamos que es mostrado como un ente con una idea de justicia muy dudosa. La moralidad de Dios, queda cuestionada. Tanto es así que Dios llega a tratos con Caín, pues  entiende que él también ha sido partícipe del asesinato en cierto modo de Abel, consintiendo algo que podría haber evitado. La marca no es paradójicamente un castigo, sino una forma de proteger a Caín: nadie podrá matarlo, todos le respetarán y temerán, etc.


La maldad de los judíos anticristianos


Veamos unos pasajes bíblicos donde se demuestra la maldad de esta escoria de vagabundos que son los judíos anticristianos:
El espíritu santo dijo que los JUDÍOS de Jerusalén atarían a Pablo y lo entregarían a manos de los gentiles (Hch.21:11). ¿Será el espíritu santo otro antisemita pronazi? 

Fueron los JUDÍOS de Damasco los que se pusieron de acuerdo para asesinar al apóstol Pablo (Hch.9:23). ¡¡Seguro que el escritor del libro de Hechos, Lucas, era otro antisemita pronazi que odiaba a los judíos!!
¡Esta ha sido siempre la misma táctica de estos falsos judíos hijos de puta!, esto sucedía en el siglo uno, y ha estado sucediendo a lo largo de la era "cristiana", y durante el futuro gobierno mundial de la bestia con el falso profeta volverá..a suceder!.

Sigamos:
Los JUDÍOS tenían por costumbre tomar piedras para arrojárselas a Cristo (Jn.10:31, 11:8).

Cristo llamó a ciertos JUDÍOS religiosos "hijos de Satanás", pues dijo que el padre de ellos era el diablo (Jn.8:44).

Fueron los JUDÍOS los que condenaron a muerte al Cristo y le entregaron a los romanos para ser ejecutado (Mt.26:58-75).



Eran los JUDÍOS de Tesalónica los que alborotaron a las multitudes cuando se enteraron que Pablo predicaba el Evangelio en esa ciudad (Hch.17:13).

Fueron los JUDÍOS de Acaya los que atacaron a Pablo y lo condujeron al tribunal (Hch.18:12).

Fueron los JUDÍOS los que tramaron un atentado contra Pablo antes de embarcarse hacia Siria (Hch.20:3).

El espíritu santo dijo que los JUDÍOS de Jerusalén atarían a Pablo y lo entregarían a manos de los gentiles (Hch.21:11). ¿Será el espíritu santo otro antisemita pro-nazi?

Fueron los JUDÍOS los que tramaron una conspiración para asesinar a Pablo (Hch.23:12).

Fueron los líderes religiosos JUDÍOS los que acusaban a Pablo y le buscaban desesperadamente para matarlo (Hch.25:2-3, 15).

Fueron los JUDÍOS los que tramaron una conspiración para asesinar a Pablo (Hch.23:12).

Fueron los líderes religiosos JUDÍOS los que acusaban a Pablo y le buscaban desesperadamente para matarlo (Hch.25:2-3, 15).

Fueron los guardias enviados por LOS JUDÍOS los que arrestaron y ataron a Cristo (Jn.18:12).

i) El gobernador romano Poncio Pilato quiso dejar libre a Cristo. sin embargo, fueron LOS JUDÍOS los que gritaron como energúmenos para que fuera condenado a muerte y ejecutado (Jn.19:12).


Las primeras iglesias cristianas fundadas por Pablo sufrían persecución por parte de los JUDÍOS. (1Ts.2:14).

Estos malditos judíos, acusaban falsamente a los sencillos cristianos para que los gentiles los maltrataran y los persiguieran. ¡Esta ha sido siempre la misma táctica de estos falsos judíos hijos de puta!, esto sucedía en el siglo uno, y ha estado sucediendo a lo largo de la era "cristiana", y durante el futuro gobierno mundial de la bestia donde el falso profeta volverá a suceder.

El delito de cuello blanco judío es legítimo



El delito de cuello blanco judío es legítimo no sólo en comunidades judías tradicionales como los judíos de New Jersey y Brooklyn, sino también en la comunidad judía contemporánea más amplia.
Las acusaciones de fraude contra los judíos no estaban basadas en una simple fantasía.

En efecto, historiadores académicos, incluyendo a Paul Johnson, Una Historia de los Judíos y Albert Lindemann, Las Lágrimas de Esaú: Anti-Judaísmo Moderno y el Ascenso de los Judíos, han mostrado que este patrón judío de engaño y fraude en la búsqueda de la riqueza y su legitimidad dentro de la comunidad judía, tiene una larga historia.


Por ejemplo, en 1781 el funcionario prusiano Christian Wilhelm von Dohm publicó un folleto que afirmaba, en paráfrasis de Johnson, que los judíos tenían una tendencia exagerada a buscar ganancia de cada modo, un amor por la usura. Esos defectos eran agravados por su auto-impuesta segregación... De ellos se seguía el quebrantamiento de las leyes del Estado que restringían el comercio, la importación y exportación de artículos prohibidos, la falsificación de dinero y de metales preciosos. En resumen, Von Dohm describe a las comunidades judías tradicionales como mucho más parecidas a un grupo de tipo mafioso involucrado en el crimen organizado que a lo que consideramos una religión.


Lindemann señala que durante el siglo XIX en Europa del Este había también persistentes quejas sobre el perjurio judío para ayudar a otros judíos a cometer fraude y otros delitos. Por ejemplo, en Rusia un observador neutral notó que los jueces unánimemente declaraban que ni un solo pleito, criminal o civil, puede ser apropiadamente llevado a cabo si los intereses de los judíos están implicados. Escribiendo en 1914, el sociólogo estadounidense Edward A. Ross comentó sobre los inmigrantes judíos llegados a Estados Unidos, que las autoridades se quejan de que los hebreos de Europa del Este no sienten ningún respeto por la ley como tal y están dispuestos a quebrantar cualquier ordenanza que ellos encuentren en su camino... En el extremo Norte de Boston, la disposición de los judíos a cometer perjurio se ha convertido en proverbial.


En el mundo moderno, este modelo de actividad criminal organizada se transformó en una participación en escándalos financieros. El escándalo de Bernie Madoff de 2008 es un ejemplo principal del fraude que fue facilitado por las muchas conexiones judías de Madoff y especialmente por su posición en la comunidad judía, siendo la única diferencia el que algunas de sus víctimas eran judíos. La participación judía en escándalos financieros se convirtió en un tema prominente del anti-judaísmo moderno. Johnson escribe: El escándalo de laUnión Générale en 1882 y el escándalo de Comptoire d’Escompte en 1889 ambos involucrando a judíos fueron simplemente piezas preliminares de un delito mucho más masivo y complejo, el escándalo del Canal de Panamá, un inmenso laberinto de manipulación financiera y fraude, con el barón judío Jacques de Reinach directamente en medio de ello.

Lindemann ofrece una descripción paralela del surgimiento del poder judío aparejado con la participación judía en importantes escándalos financieros. En Alemania, los judíos estuvieron fuertemente implicados en empresas para hacerse ricos rápidamente del período de la rápida urbanización e industrialización de las décadas de 1860 y 1870. Muchos judíos altamente visibles hicieron fortunas de dudosas maneras... Probablemente el más conocido de esos especuladores nuevos ricos fue Hirsch Strousberg, un judío involucrado en acciones del ferrocarril rumano. Él fue difícilmente único en sus logros, pero, como Peter Pulzer ha escrito, la diferencia entre su fraude y el de otros hombres era que el suyo fue más impúdico e implicó más dinero.


Lindemann ofrece una descripción que se parece mucho a lo que los estadounidenses han estado oyendo sobre sus propias aflicciones económicas durante los últimos años:


En el verano de 1873 las bolsas en Nueva York y Viena sufrieron un colapso. Hacia el otoño de aquel año la sobreexpansión industrial de Alemania y la imprudente proliferación de sociedades anónimas se detuvieron. Los judíos, en la mente popular, estaban estrechamente asociados con la bolsa de comercio. Las imágenes ampliamente aceptadas de ellos como hombres de negocios agudos y deshonestos hicieron casi inevitable que la indignación pública sobre el colapso bursátil fuera dirigida a ellos. Muchos pequeños inversionistas, ellos mismos atraídos por la perspectiva de una ganancia fácil, perdieron sus ahorros por medio de capitales fraudulentos de prácticas comerciales cuestionables en las cuales los judíos estaban frecuentemente implicados.


Al igual que Johnson, Lindemann cree que las acusaciones de fraude contra muchos judíos europeos no estaban basadas en una simple fantasía.

El Libro de Ester es otro fascinante cuento de engaño


Los judíos abatieron a todos sus enemigos por la espada, matando y destruyéndolos, y ellos hicieron lo que quisieron a aquellos que los odiaban..(Ester 9:5). 

Ester, una hermosa judía, se insinúa en la corte interna de un rey poderoso, pero guarda el secreto su identidad judía. Finalmente, ella es capaz tanto de salvar a sus congéneres judíos como hacer que el rey mate al enemigo de ella, Hamán, y a sus diez hijos. 
Mientras tanto, su primo Mardoqueo asume una posición prominente en la corte real. Los judíos luego matan a otros 75.000 con la aprobación del rey.
"Los judíos abatieron a todos sus enemigos por la espada, matando y destruyéndolos, y ellos hicieron lo que quisieron a aquellos que los odiaban"(Ester 9:5). 



Hasta este día, los judíos celebran esos actos de engaño y asesinato político como el feriado de Purim. Ésta es una importante indicación de que el fraude y el engaño son parte de la ideología oficial del judaísmo.

De algún modo es razonable pensar que aproximadamente dos mil años después de que Ester y su primo Mardoqueo usaron la astucia para adquirir un gran status y eliminar a sus enemigos, un patrón similar existe en el mundo moderno. El ejemplo más reciente es la detención de 44 personas, incluyendo a varios rabinos, por un esquema de blanqueo de dinero y venta de influencias que involucraba pagos a funcionarios públicos en New Jersey. Más bien que figuras marginales, los rabinos implicados eran pilares muy respetados de la comunidad judía siria, un grupo judío tradicionalista que permanece en gran parte separado incluso de otros grupos judíos.

Lo que es fascinante es que el rabino Israel Dwek, un fundador de la sinagoga de New Jersey que estaba en el centro del escándalo, renunció a su propio hijo, Solomon Dwek, porque aquél había cooperado con la FBI después de ser procesado por acusaciones de fraude bancario. Las acciones del padre estuvieron completamente dentro de la ley talmúdica de la Mesirah, la prohibición de que un judío informe acerca de otro judío. El padre por lo tanto realizó la ceremonia de"Shiv'ah" para su hijo, una ceremonia observada cuando un importante miembro de la familia ha muerto.


En otras palabras, las actividades ilegales que implican fraude y engaño son toleradas dentro de la comunidad judía. El rabino no publica condenas tajantes contra los lavadores de dinero y los vendedores de órganos humanos. Tampoco él condena a su hijo por estar involucrado en un fraude bancario. El único verdadero crimen es informar acerca de otros judíos.

Los Judíos son culpables..

Los que están cometiendo genocidio mediante la destrucción de las razas blancas de Estados Unidos y Europa por medio del mestizaje, la inmigración y las fronteras abiertas son los judíos.
Los que se benefician de la externalización de nuestros negocios y del traslado de nuestras fábricas a países del Tercer Mundo, y que de esa manera están colapsando nuestras economías para obtener ganancias, son los judíos.

Los peores espías y los traidores más grandes han sido y son judíos.
Los mayores ladrones y estafadores son judíos.
Los peores pervertidos homosexuales, degenerados y abusadores de menores son judíos.
Los médicos abortistas son en su mayoría judíos.

El comunismo que provocó un sufrimiento ilimitado y que asesinó a más de 100 millones de personas por todo el mundo fue una estafa política judía, concebida, financiada, manejada, promovida y aprovechada de manera aplastante por judíos. El comunismo es judío.

Los judíos son los asesinos de masas más prolíficos en la Historia del mundo.

La mayor parte de los antiguos gángsters durante la época de Al Capone eran judíos, y la Mafia "rusa" de hoy es realmente una organizada banda criminal formada casi completamente por judíos.

Los cárteles médicos, de las compañías de seguros y de la droga, que están succionando tanto la salud como la riqueza de cada estadounidense, son controlados por los judíos.

La pornografía, los juegos de azar, la prostitución y las drogas son monopolios judíos.

Los judíos poseyeron el monopolio del Opio que destruyó las vidas de decenas de millones de chinos, pero ellos ponen la culpa de aquel comercio de drogas y de las Guerras del Opio sobre los británicos.

Ambas Guerras Mundiales, así como cada guerra desde la Revolución francesa, fueron provocadas por los banqueros judíos y los judíos en los medios de comunicación.

La guerra en Iraq está diseñada únicamente para proteger a Israel y crear ganancias para los banqueros e industriales judíos, asesinando tanto a musulmanes como a cristianos.