.

.

La maldad de los judíos anticristianos


Veamos unos pasajes bíblicos donde se demuestra la maldad de esta escoria de vagabundos que son los judíos anticristianos:
El espíritu santo dijo que los JUDÍOS de Jerusalén atarían a Pablo y lo entregarían a manos de los gentiles (Hch.21:11). ¿Será el espíritu santo otro antisemita pronazi? 

Fueron los JUDÍOS de Damasco los que se pusieron de acuerdo para asesinar al apóstol Pablo (Hch.9:23). ¡¡Seguro que el escritor del libro de Hechos, Lucas, era otro antisemita pronazi que odiaba a los judíos!!
¡Esta ha sido siempre la misma táctica de estos falsos judíos hijos de puta!, esto sucedía en el siglo uno, y ha estado sucediendo a lo largo de la era "cristiana", y durante el futuro gobierno mundial de la bestia con el falso profeta volverá..a suceder!.

Sigamos:
Los JUDÍOS tenían por costumbre tomar piedras para arrojárselas a Cristo (Jn.10:31, 11:8).

Cristo llamó a ciertos JUDÍOS religiosos "hijos de Satanás", pues dijo que el padre de ellos era el diablo (Jn.8:44).

Fueron los JUDÍOS los que condenaron a muerte al Cristo y le entregaron a los romanos para ser ejecutado (Mt.26:58-75).



Eran los JUDÍOS de Tesalónica los que alborotaron a las multitudes cuando se enteraron que Pablo predicaba el Evangelio en esa ciudad (Hch.17:13).

Fueron los JUDÍOS de Acaya los que atacaron a Pablo y lo condujeron al tribunal (Hch.18:12).

Fueron los JUDÍOS los que tramaron un atentado contra Pablo antes de embarcarse hacia Siria (Hch.20:3).

El espíritu santo dijo que los JUDÍOS de Jerusalén atarían a Pablo y lo entregarían a manos de los gentiles (Hch.21:11). ¿Será el espíritu santo otro antisemita pro-nazi?

Fueron los JUDÍOS los que tramaron una conspiración para asesinar a Pablo (Hch.23:12).

Fueron los líderes religiosos JUDÍOS los que acusaban a Pablo y le buscaban desesperadamente para matarlo (Hch.25:2-3, 15).

Fueron los JUDÍOS los que tramaron una conspiración para asesinar a Pablo (Hch.23:12).

Fueron los líderes religiosos JUDÍOS los que acusaban a Pablo y le buscaban desesperadamente para matarlo (Hch.25:2-3, 15).

Fueron los guardias enviados por LOS JUDÍOS los que arrestaron y ataron a Cristo (Jn.18:12).

i) El gobernador romano Poncio Pilato quiso dejar libre a Cristo. sin embargo, fueron LOS JUDÍOS los que gritaron como energúmenos para que fuera condenado a muerte y ejecutado (Jn.19:12).


Las primeras iglesias cristianas fundadas por Pablo sufrían persecución por parte de los JUDÍOS. (1Ts.2:14).

Estos malditos judíos, acusaban falsamente a los sencillos cristianos para que los gentiles los maltrataran y los persiguieran. ¡Esta ha sido siempre la misma táctica de estos falsos judíos hijos de puta!, esto sucedía en el siglo uno, y ha estado sucediendo a lo largo de la era "cristiana", y durante el futuro gobierno mundial de la bestia donde el falso profeta volverá a suceder.

El delito de cuello blanco judío es legítimo



El delito de cuello blanco judío es legítimo no sólo en comunidades judías tradicionales como los judíos de New Jersey y Brooklyn, sino también en la comunidad judía contemporánea más amplia.
Las acusaciones de fraude contra los judíos no estaban basadas en una simple fantasía.

En efecto, historiadores académicos, incluyendo a Paul Johnson, Una Historia de los Judíos y Albert Lindemann, Las Lágrimas de Esaú: Anti-Judaísmo Moderno y el Ascenso de los Judíos, han mostrado que este patrón judío de engaño y fraude en la búsqueda de la riqueza y su legitimidad dentro de la comunidad judía, tiene una larga historia.


Por ejemplo, en 1781 el funcionario prusiano Christian Wilhelm von Dohm publicó un folleto que afirmaba, en paráfrasis de Johnson, que los judíos tenían una tendencia exagerada a buscar ganancia de cada modo, un amor por la usura. Esos defectos eran agravados por su auto-impuesta segregación... De ellos se seguía el quebrantamiento de las leyes del Estado que restringían el comercio, la importación y exportación de artículos prohibidos, la falsificación de dinero y de metales preciosos. En resumen, Von Dohm describe a las comunidades judías tradicionales como mucho más parecidas a un grupo de tipo mafioso involucrado en el crimen organizado que a lo que consideramos una religión.


Lindemann señala que durante el siglo XIX en Europa del Este había también persistentes quejas sobre el perjurio judío para ayudar a otros judíos a cometer fraude y otros delitos. Por ejemplo, en Rusia un observador neutral notó que los jueces unánimemente declaraban que ni un solo pleito, criminal o civil, puede ser apropiadamente llevado a cabo si los intereses de los judíos están implicados. Escribiendo en 1914, el sociólogo estadounidense Edward A. Ross comentó sobre los inmigrantes judíos llegados a Estados Unidos, que las autoridades se quejan de que los hebreos de Europa del Este no sienten ningún respeto por la ley como tal y están dispuestos a quebrantar cualquier ordenanza que ellos encuentren en su camino... En el extremo Norte de Boston, la disposición de los judíos a cometer perjurio se ha convertido en proverbial.


En el mundo moderno, este modelo de actividad criminal organizada se transformó en una participación en escándalos financieros. El escándalo de Bernie Madoff de 2008 es un ejemplo principal del fraude que fue facilitado por las muchas conexiones judías de Madoff y especialmente por su posición en la comunidad judía, siendo la única diferencia el que algunas de sus víctimas eran judíos. La participación judía en escándalos financieros se convirtió en un tema prominente del anti-judaísmo moderno. Johnson escribe: El escándalo de laUnión Générale en 1882 y el escándalo de Comptoire d’Escompte en 1889 ambos involucrando a judíos fueron simplemente piezas preliminares de un delito mucho más masivo y complejo, el escándalo del Canal de Panamá, un inmenso laberinto de manipulación financiera y fraude, con el barón judío Jacques de Reinach directamente en medio de ello.

Lindemann ofrece una descripción paralela del surgimiento del poder judío aparejado con la participación judía en importantes escándalos financieros. En Alemania, los judíos estuvieron fuertemente implicados en empresas para hacerse ricos rápidamente del período de la rápida urbanización e industrialización de las décadas de 1860 y 1870. Muchos judíos altamente visibles hicieron fortunas de dudosas maneras... Probablemente el más conocido de esos especuladores nuevos ricos fue Hirsch Strousberg, un judío involucrado en acciones del ferrocarril rumano. Él fue difícilmente único en sus logros, pero, como Peter Pulzer ha escrito, la diferencia entre su fraude y el de otros hombres era que el suyo fue más impúdico e implicó más dinero.


Lindemann ofrece una descripción que se parece mucho a lo que los estadounidenses han estado oyendo sobre sus propias aflicciones económicas durante los últimos años:


En el verano de 1873 las bolsas en Nueva York y Viena sufrieron un colapso. Hacia el otoño de aquel año la sobreexpansión industrial de Alemania y la imprudente proliferación de sociedades anónimas se detuvieron. Los judíos, en la mente popular, estaban estrechamente asociados con la bolsa de comercio. Las imágenes ampliamente aceptadas de ellos como hombres de negocios agudos y deshonestos hicieron casi inevitable que la indignación pública sobre el colapso bursátil fuera dirigida a ellos. Muchos pequeños inversionistas, ellos mismos atraídos por la perspectiva de una ganancia fácil, perdieron sus ahorros por medio de capitales fraudulentos de prácticas comerciales cuestionables en las cuales los judíos estaban frecuentemente implicados.


Al igual que Johnson, Lindemann cree que las acusaciones de fraude contra muchos judíos europeos no estaban basadas en una simple fantasía.

El Libro de Ester es otro fascinante cuento de engaño


Los judíos abatieron a todos sus enemigos por la espada, matando y destruyéndolos, y ellos hicieron lo que quisieron a aquellos que los odiaban..(Ester 9:5). 

Ester, una hermosa judía, se insinúa en la corte interna de un rey poderoso, pero guarda el secreto su identidad judía. Finalmente, ella es capaz tanto de salvar a sus congéneres judíos como hacer que el rey mate al enemigo de ella, Hamán, y a sus diez hijos. 
Mientras tanto, su primo Mardoqueo asume una posición prominente en la corte real. Los judíos luego matan a otros 75.000 con la aprobación del rey.
"Los judíos abatieron a todos sus enemigos por la espada, matando y destruyéndolos, y ellos hicieron lo que quisieron a aquellos que los odiaban"(Ester 9:5). 



Hasta este día, los judíos celebran esos actos de engaño y asesinato político como el feriado de Purim. Ésta es una importante indicación de que el fraude y el engaño son parte de la ideología oficial del judaísmo.

De algún modo es razonable pensar que aproximadamente dos mil años después de que Ester y su primo Mardoqueo usaron la astucia para adquirir un gran status y eliminar a sus enemigos, un patrón similar existe en el mundo moderno. El ejemplo más reciente es la detención de 44 personas, incluyendo a varios rabinos, por un esquema de blanqueo de dinero y venta de influencias que involucraba pagos a funcionarios públicos en New Jersey. Más bien que figuras marginales, los rabinos implicados eran pilares muy respetados de la comunidad judía siria, un grupo judío tradicionalista que permanece en gran parte separado incluso de otros grupos judíos.

Lo que es fascinante es que el rabino Israel Dwek, un fundador de la sinagoga de New Jersey que estaba en el centro del escándalo, renunció a su propio hijo, Solomon Dwek, porque aquél había cooperado con la FBI después de ser procesado por acusaciones de fraude bancario. Las acciones del padre estuvieron completamente dentro de la ley talmúdica de la Mesirah, la prohibición de que un judío informe acerca de otro judío. El padre por lo tanto realizó la ceremonia de"Shiv'ah" para su hijo, una ceremonia observada cuando un importante miembro de la familia ha muerto.


En otras palabras, las actividades ilegales que implican fraude y engaño son toleradas dentro de la comunidad judía. El rabino no publica condenas tajantes contra los lavadores de dinero y los vendedores de órganos humanos. Tampoco él condena a su hijo por estar involucrado en un fraude bancario. El único verdadero crimen es informar acerca de otros judíos.

Los Judíos son culpables..

Los que están cometiendo genocidio mediante la destrucción de las razas blancas de Estados Unidos y Europa por medio del mestizaje, la inmigración y las fronteras abiertas son los judíos.
Los que se benefician de la externalización de nuestros negocios y del traslado de nuestras fábricas a países del Tercer Mundo, y que de esa manera están colapsando nuestras economías para obtener ganancias, son los judíos.

Los peores espías y los traidores más grandes han sido y son judíos.
Los mayores ladrones y estafadores son judíos.
Los peores pervertidos homosexuales, degenerados y abusadores de menores son judíos.
Los médicos abortistas son en su mayoría judíos.

El comunismo que provocó un sufrimiento ilimitado y que asesinó a más de 100 millones de personas por todo el mundo fue una estafa política judía, concebida, financiada, manejada, promovida y aprovechada de manera aplastante por judíos. El comunismo es judío.

Los judíos son los asesinos de masas más prolíficos en la Historia del mundo.

La mayor parte de los antiguos gángsters durante la época de Al Capone eran judíos, y la Mafia "rusa" de hoy es realmente una organizada banda criminal formada casi completamente por judíos.

Los cárteles médicos, de las compañías de seguros y de la droga, que están succionando tanto la salud como la riqueza de cada estadounidense, son controlados por los judíos.

La pornografía, los juegos de azar, la prostitución y las drogas son monopolios judíos.

Los judíos poseyeron el monopolio del Opio que destruyó las vidas de decenas de millones de chinos, pero ellos ponen la culpa de aquel comercio de drogas y de las Guerras del Opio sobre los británicos.

Ambas Guerras Mundiales, así como cada guerra desde la Revolución francesa, fueron provocadas por los banqueros judíos y los judíos en los medios de comunicación.

La guerra en Iraq está diseñada únicamente para proteger a Israel y crear ganancias para los banqueros e industriales judíos, asesinando tanto a musulmanes como a cristianos.


Los rabinos enseñan a las alimañas judías



Cuando vemos la clase de seres que son los judíos, nos encontramos ladrones, asesinos, estafadores, traidores y pervertidos en cantidades mucho mayores que las que se encuentran en otra religión. Pero para encontrar la razón de por qué los judíos son tales demonios traidores, tendremos que mirar quiénes les enseñan a ser malos, las enseñanzas básicas de todo el judaísmo provienen directamente de los rabinos. Entonces, primero, veamos qué tipo de criaturas son los rabinos.


Para entender la enfermedad hay que encontrar su fuente, y la fuente de toda la perversión judía se encuentra en los rabinos, esos horribles judíos de rostros barbudos, con sombrero redondo de cola de zorro envuelto alrededor de sus cabezas, con labios babeantes y ojos de mirada lasciva, tales criaturas de aspecto demoníaco son los "hombres santos" de los judíos.

Podemos verlo diariamente por la televisión, cómo los judíos enseñan a la juventud a mentir, a drogarse, a consumir alcohol, como tampoco es casualidad que todas las pervertidas organizaciones que promueven el mariconismo, la pederastia, el lesbianismo, la prostitución y otros vicios repugnantes e inmorales son todas financiadas, provistas de personal, poseídas y manejadas por judíos, pero esto es otra historia solo es otras de sus fechorias..


Pongamos unos ejemplos:
Esto no sólo lo digo yo, abran los ojos y léanlo en el Talmud babilónico, Sanedrín 54b-55b:

La sodomía con un niño menor de nueve años de edad no es considerada del mismo modo que la pederastia con un niño mayor de esa edad. Samuel dijo: La pederastia con un niño menor de tres años no es tratada como con un niño mayor de esa edad. 


Es decir, pone en nueve años el mínimo; pero si uno comete sodomía con un niño de menor edad, no incurre en ninguna culpa.


Esas alimañas judías afirman que un muchacho de nueve años y un día es un varón sexualmente activo, y de esa manera porque el muchacho es contado como un hombre, si un judío lo sodomiza, el judío es culpable de sodomía. Pero si el muchacho es menor de nueve años y un día, entonces porque el muchacho no es aún un hombre el judío puede sodomizarlo sin ser culpable de sodomía.





Del mismo modo para las niñas pequeñas, los rabinos enseñan que es deliciosamente kosher para un judío violar a una niña mientras ella es menor de tres años, volvemos al infame Talmud babilónico, Kethuboth 11b:

Cuando un hombre adulto tiene cópula con una niña pequeña, no es nada, ya que cuando la muchacha tiene menos de tres años es como si uno pusiera el dedo en el ojo: las lágrimas vienen al ojo una y otra vez; del mismo modo la virginidad vuelve a la niña de menos de tres años. Cuando un pequeño muchacho tiene cópula con una mujer adulta, su efecto en ella es como una muchacha que es lesionada por un pedazo de madera.


Así, los rabinos enseñan en esta cita del Talmud que violar a una niña de menos de tres años y un día no tiene mayor efecto en ella que si fuera tocada en el ojo; y su virginidad volverá otra vez. Además, que judías crecidas seduzcan a pequeños muchachos no tiene mayor consecuencia que si la cerda judía se hubiera dañado con un consolador de madera.

De aquí es de donde surgieron las leyendas de la antigua Europa acerca de brujas que montaban sus palos de escoba, sólo un ejemplo más del gran "enriquecimiento" que los judíos afirman haber añadido a la cultura europea, brujas judías que montan sus palos de escoba al canto de rabinos agitándose de arriba abajo ante el Talmud.

Todos los judíos, cada año durante el Yom Kippur, realizan el juramento del Kol Nidre. Allí, ellos prometen mentir, presentar falso testimonio y traicionar todos los otros juramentos durante un año entero de antemano.


Ladrones supremos y criminales. Pervertidos más allá del punto de comparación. Hipócritas genocidas. Traidores de la Humanidad. Sí, éstas son todas descripciones apropiadas de los judíos. La más baja escoria que se cree superior a toda la Humanidad, esto son los judíos. Hinchados con el arrogante orgullo de una mofeta de vacaciones, eso son los judíos.

Si eres inteligente y brillante ejemplo para la Humanidad, entonces los judíos planean eliminarte de la reserva genética, de modo que no engendres a ningún otro descendiente que sea más listo o mejor que ellos. Los judíos odian a cualquiera que sea superior a ellos, que es la razón por la cual ellos odian a toda la Humanidad, así tratan de eliminar la competencia mediante la reproducción de los inferiores.

Antiguo Testamento Otra Estafa Judía

Los judíos son mentirosos, impostores, hipócritas y asesinos, la ciencia lo demuestra. Y la Historia lo sella.

El Nuevo Testamento es un asunto completamente diferente, es una estafa. Jesús trajo la Verdad, y los mentirosos, engañadores e hipócritas judíos lo asesinaron. Éstos son los hechos.


El primer hecho que usted debería saber acerca del Antiguo Testamento proviene de la ciencia de la Arqueología. Ésta sólo fue establecida como ciencia en 1812, como Asiriología. De este modo, durante escasos doscientos años, la civilización Blanca ha tenido una prueba sólida y científica sobre cuál fue realmente la historia del antiguo Cercano Oriente. Hasta aquel tiempo, la civilización occidental había sido completamente dependiente de los mentirosos judíos. Durante casi 3.000 años, la única así llamada "prueba" sobre la historia del antiguo Oriente Próximo había sido encontrada casi exclusivamente en el Antiguo Testamento. Cualquier otro documento ha estado enterrado bajo 10 metros o más de polvo, suciedad y escombros en las arruinadas y sepultadas ciudades de Mesopotamia, Egipto y Palestina. De este modo, durante 3.000 años los judíos han tenido la oportunidad de engañar al mundo entero. Pero todas sus mentiras se terminaron con el establecimiento de la moderna arqueología.


La arqueología demuestra definitivamente que casi todo en el Antiguo Testamento es una mentira. No sucedió como los judíos afirman, y los acontecimientos son simplemente mitos y mentiras condimentadas con algún ocasional acontecimiento histórico.


En primer lugar, el Libro del Génesis fue robado y plagiado por los rabinos y sacerdotes desde textos religiosos previamente existentes de Mesopotamia y Egipto. La Creación del Mundo mediante la palabra divina fue testimoniada por los egipcios en sus escrituras de alrededor de 2000 a.C. en la Teología de la Creación de la escuela de Menfis, la que ciertamente estuvo disponible para los rabinos. La historia de Noé y el Diluvio y el Arca con todos los animales dentro de ella, era común en Sumeria y Babilonia ya en 2600 a.C., al menos un milenio antes de que hubiera algún judío para robar la historia y poner sus propios nombres sobre ella. Todo lo que los rabinos hicieron fue cambiar los nombres sumerios por nombres hebreos y luego destruír cada copia sumeria que ellos pudieron encontrar. Es una norma del judaísmo destruír los lugares de culto así como las escrituras de todas las otras religiones, de modo que las mentiras de los rabinos sean todo lo que a la Gente le ha quedado.


Adán y Eva eran personajes sumerios. Y el Jardín de Edén era un área pantanosa localizada en el Sur de Sumeria que está sepultada ahora 60 metros bajo las aguas del Golfo Pérsico. Lo que el "pecado original" realmente significa es una "deuda original", y aquella deuda es pagadera a los sacerdotes del Templo, quienes están felices de tomar vuestro dinero como pago de vuestra deuda para su poderoso dios cuya sede está en la Tesorería. Y lo que la "piedad" es para un judío no significa nada sobre bondad o santidad o virtud en absoluto. "Piedad" simplemente significa seguir las leyes de Moisés y pagar vuestro impuesto a los rabinos por el "pecado".


La arqueología demuestra que no hubo ningún Éxodo desde Egipto. No hubo ningún grupo de esclavos hebreos que huyeron y que vagaron alrededor del Sinaí. La arqueología moderna es capaz de encontrar incluso los rastros más pequeños de los errantes cazadores-recolectores con todos los instrumentos satelitales y con la inspección aérea, con radares que penetran la tierra y el cuidadoso cribado del suelo en sospechados sitios de residencia humana en cualquier lugar en el mundo. No ha habido ningún rastro de ningún grupo grande o siquiera pequeño de hebreos que vagaron alrededor del Sinaí antes, durante o después de los tiempos que el Antiguo Testamento afirma. El carbón de las fogatas dura decenas y cientos de miles de años. Ciertamente, si los arqueólogos han podido encontrar fuegos individuales de pequeñas familias de recolectores-cazadores de hace 2 millones a.C., no sería difícil encontrar los fuegos de campo de 600.000 hebreos que huyeron y que acamparon durante cuarenta años en los desiertos sin lluvia del Sinaí. Pero no hay nada allí.


Además, los hebreos nunca fueron esclavos en Egipto. Ellos no construyeron ninguna pirámide para los faraones, principalmente porque tal trabajo en templos y pirámides era un trabajo religioso que los egipcios mismos realizaban como una ofrenda religiosa, y a los esclavos no se les permitía participar. Y Josué nunca derribó las murallas de Jericó con un soplo de trompeta ya que aquella ciudad había sido un lugar arruinado y abandonado durante al menos doscientos años cuando el supuesto Josué apareció. Esas murallas ya estaban en el suelo.


La arqueología demuestra que no hubo ninguna conquista de los cananeos por parte de los hebreos. Los cananeos siempre habían sido residentes en Canaán y Palestina y no fueron expulsados por los hebreos. Las afirmaciones de los rabinos de que Yahvé les dio toda la tierra entre el Éufrates y el Nilo mientras ellos pudieran matar a todo el que estuviera viviendo allí primero, no son corroboradas por la Historia ya que los hebreos nunca jamás tuvieron el control siquiera de Palestina, que siempre estuvo en las manos de cananeos, filisteos y fenicios, nunca por los hebreos, excepto en las áreas atrasadas de Judá y el reino en miniatura del Norte llamado Israel. La palabra "hebreo" se deriva de "abiru", que significa "bandido", "ladrón" o "asesino". Eso es todo lo que los hebreos han sido alguna vez, bandidos errantes cuyos sacerdotes les prometieron toda la riqueza de los goyim sólo si ellos la robaban o los estafaban y cometían genocidio para conseguirla.


La circuncisión era un hábito que los hebreos recogieron en Egipto, donde era usada como una ceremonia de "mayoría de edad", cuando los muchachos alcanzaban la edad de doce años. Ya que los egipcios disfrutaban de sus vidas sexuales, ellos promovieron la circuncisión para aumentar su potencial de estimulación sexual. Pero los estúpidos hebreos la usaron para marcar a los miembros de su tribu desde la infancia, y eso condujo a las actuales enfermedades de la sociedad con el homosexualismo y otras perversiones causadas por los judíos.


La arqueología demuestra que no hubo ningún gran rey llamado David, y ciertamente no hubo ningún Salomón. Si cualquiera de esos personajes mitológicos hubiera sido un gran rey, entonces la literatura que ha sido excavada de los reinos que rodeaban a Israel y Judá ciertamente los hubiera mencionado. Pero en todo el Oriente Medio, ya sea dentro o fuera de los antiguos Israel y Judá, sea en cualquier lengua además del hebreo o no, hay absolutamente cero mención de David o de Salomón. La única excepción se encuentra en lo que es llamada la inscripción de Tell-Dan, donde la única palabra "Casa de David" es usada por el rey Hazael de Damasco, para jactarse de que él mató al rey de Israel y al hijo del rey de Judá en batalla, y para indicar la dinastía de uno de aquellos reyes hebreos por el nombre dinástico "Casa de David".


Pero si la arqueología demuestra que si alguna vez hubo un rey David, él sólo podría haber sido poco más que un ladrón de cabras en la vecindad de Judá, porque Judá siempre había sido una atrasada, pobre y rocosa morada de cuatreros de ovejas y gángsters diversos. Nunca fue un lugar rico o famoso excepto en la imaginación de los rabinos que se beneficiaron directamente de los impuestos y las cabras asadas que se pagaban en el Templo por el "pecado" de quebrantar las leyes de los sacerdotes.


Incluso el mítico Salomón, que tiene absolutamente cero historia en cualquier lugar aparte de las mentiras del Antiguo Testamento, nunca pudo haber sido el rey rico y poderoso que los rabinos afirman que él fue. Si él hubiera sido tan fabulosamente rico y sabio como los rabinos afirman, entonces él ciertamente habría tenido un status principal entre los otros reyes de aquel tiempo. Pero no hay ninguna mención de él en ninguna parte, ni de su supuesto socio comercial el rey Hiram del Líbano. Las minas de Salomón, sus establos de caballos, sus grandes proyectos de edificación, la arqueología ha demostrado que habían sido construídos por otros pueblos y en otros tiempos, y no por quien y cuando los mentirosos rabinos afirman. Y la reputada "sabiduría" de Salomón se encuentra en la literatura de sabiduría de Egipto y Babilonia. Todo lo que los rabinos hicieron fue robarla de las bibliotecas de aquellos antiguos Imperios y poner su propio nombre sobre ella. Y nadie podría saberlo, ya que las únicas copias disponibles de aquellos sabios aforismos estaban en el Antiguo Testamento, es decir, hasta que los arqueólogos desenterraron los archivos originales en las ciudades sepultadas y los tradujeron.


En cuanto a los diversos "poderosos reyes de Israel y Judá", éstos eran principalmente palurdos de pueblos chicos y pequeños tiranos, que dominaban despóticamente a pastores de cabras y pequeños granjeros. El reino de Israel fue rico durante un tiempo, pero sólo porque era un Estado vasallo de Asiria, la que lo aumentó y lo incorporó dentro del comercio internacional asirio. Típicamente, una vez que los israelitas trataron de traicionar a Asiria, los asirios les patearon sus traseros y los despacharon a Asiria y Babilonia donde las Diez Tribus desaparecieron de la historia. Así, el reino de Israel se extinguió, dejando a los mentirosos rabinos de Judá componiendo historias para quedar bien ellos mismos ante los rústicos hebreos analfabetos. Después de todo, en aquel tiempo los únicos que podían leer o escribir eran los sacerdotes y los escribas. De este modo, nadie tenía ninguna otra opción sino creer lo que los mentirosos rabinos escribieron. Y ya que los rabinos pensaron que sus mentiras nunca serían descubiertas, ellos dijeron algunas mentiras tremendas.


El cruce del Mar Rojo, la muerte de todos los primogénitos de Egipto, el envío de plagas y la conversión del Nilo en rojo como la sangre, teniendo a un gran mago llamado Moisés para que los sacara de Egipto mientras robaban el oro y la plata de los egipcios, eran todas historias que eran atractivas para los ladrones y cuatreros de cabras hebreos. Todos en el antiguo Oriente Próximo sabían acerca del poder y fuerza de Egipto. De ese modo, derrotar al faraón con su propio dios Yahvé, hecho por encargo, era justo lo que los sacerdotes necesitaban para conseguir que los hebreos donaran para el Templo. ¿Quién podría resistirse a donar dinero y a asar cabras para los sacerdotes de un dios tan poderoso como el que se sentaba en su trono en el Templo de Jerusalén? Se trató de una provechosa estafa.


Incluso el dios de los hebreos es una falsificación. La palabra "Yahvé" fue tomada realmente de Egipto, donde "Yah" era el nombre del dios Luna de Egipto. Los semitas siempre habían sido afectos al dios Luna, ya que ellos se basan en el calendario babilónico, que es un calendario lunar. El calendario judío es realmente el calendario babilónico que los judíos robaron y sobre el que pusieron su propio nombre. Todos los semitas siempre han considerado al dios Luna como superior al dios Sol, simplemente porque la Luna controla el calendario y está en el cielo más tiempo que el Sol, siendo visible tanto en el día como en la noche. De ese modo, obviamente, la Luna es un dios mayor que el Sol. Los musulmanes modernos siguen a su dios Luna, Alá, y los judíos modernos siguen a su dios Luna, Yahvé. Y el poderoso faraón que echó a patadas a los hebreos (los hicsos) de Egipto fue Ahmose (la Luna nace). De esta manera, los hebreos simplemente adoraron al dios más alto que ellos conocían y más tarde afirmaron que era el único dios. Incluso la península del Sinaí se llama así por el semítico dios Luna,Sin, el "desierto del dios Luna Sin". Y en su habitual estupidez religiosa, los rabinos afirman que Sinaí se deriva de la palabra hebrea para "odio", el odio del dios judío hacia toda la Humanidad.


Pero incluso su afirmación de que el monoteísmo es judío es otra mentira judía. Casi mil años antes de que ellos declararan a Yahvé como el único dios, Akenatón de Egipto estaba declarando a su dios Atón como el único dios verdadero. Los judíos simplemente no pueden ganar, ya que todo lo que ellos promueven es una mentira.


La ciencia y la arqueología demuestran que los judíos son mentirosos. Historias tales como la de Daniel en el foso de los leones fueron escritas durante tiempos romanos y atribuídas a reyes antiguos que realmente nunca existieron. Pero nadie se enteraría, ya que los registros antiguos habían estado sepultados durante mil años en la época en que los romanos aparecieron en escena. Lo mismo vale para un gran número de los supuestos "profetas", Jonás en el vientre de la ballena, etc. El Libro de Job es robado de las escrituras de sabiduría de Egipto y Mesopotamia. Y el Cantar de Salomón es simplemente una pornográfica interpretación hebrea de la literatura erótica egipcia y de sus himnos al dios Sol.


Que sus escrituras hubieran sido redactadas a veces siglos después de que ellas supuestamente habían sido escritas y que sufrieron una extensa re-escritura editorial en todo aquel tiempo, claramente muestra que los rabinos son mentirosos. Era fácil escribir algo en el año 300 a.C. sobre un "profeta" que "predijo acontecimientos" del 300 a.C., pero que "vivió" en 500 a.C., y luego afirmar que aquel profeta había sido tan "sabio" como para ser capaz de "prever acontecimientos" con 200 años de anticipación... Y nadie sabría, ya que los únicos documentos estaban en las manos de los rabinos o bien sepultados bajo los escombros de las ciudades destruídas donde hasta el rabino más malo en sus ilusiones más malvadas nunca supondría que alguien querría cavar en busca de las tablillas de arcilla y rollos de papiro originales.


La literatura comparada, la filología, los historiadores y los arqueólogos demuestran que la mayor parte del Antiguo Testamento es solamente una serie de antiguas falsificaciones, historias fabricadas y mitos que fueron robados de otros pueblos. Los judíos son mentirosos y ellos siempre han sido conocidos como mentirosos tanto en la Antigüedad como en tiempos modernos. Pero ellos son también hipócritas en esto frente a todas las pruebas, y ellos siguen con sus mentiras.


Además, no hay ninguna razón para afirmar que Dios no existe sólo porque los judíos son unos condenados mentirosos. Que el Viejo Testamento sea una Mentira, simplemente significa que los judíos son mentirosos. Pero esto también muestra claramente que los musulmanes son también mentirosos y que Mahoma (pueda él pudrirse en el infierno) era un falso profeta. Si Mahoma hubiera estado verdaderamente en contacto con Dios, entonces él no habría aceptado las mentiras del Antiguo Testamento ni las habría alargado. Más bien, él habría conseguido la verdad de parte de Dios y habría dicho la Verdad. Pero en cambio, el analfabeto Mahoma creyó tontamente las mentiras de los rabinos y luego las distorsionó en su propia versión.


Y la mentira más grande de todas es la mentira del "Nosotros". "Nosotros" fuimos esclavos en Egipto, dicho por un judío europeo sin la más mínima vinculación genética con los antiguos hebreos, es una de aquellas mentiras."Nosotros" fuimos oprimidos por el faraón, dicho por cualquier judío hoy que vive 2.000 años después de que el último faraón murió, es otra mentira judía."Nosotros" sufrimos el "Holocausto", es otra mentira dicha por mocosos judíos enskateboards, cuyo único recuerdo de la Segunda Guerra Mundial se encuentra en haber mirado las mentiras por televisión. Esta antigua mentira de los judíos del "nosotros" es la mentira de que cualquier cosa que le suceda a un judío le sucede a todos los judíos para siempre. "Nosotros" cruzamos el Mar Rojo hacia tierra firme, es una mentira antigua que los modernos judíos afirman que les sucedió realmente a ellos, personalmente.

Por Qué Jesús No Era un Judío

Fuente: bamboo-delight.com

En primer lugar, Jesús no era un judío. Él era un hebreo, sí, pero no un judío. Ésa es una común idea falsa que realmente es difundida por los judíos mismos.


Los hechos históricos son éstos: los hebreos eran el grupo ÉTNICO de gente de habla semítica que vivió en las tierras altas de Palestina. Como un grupo étnico de gente semítica, ellos tenían un sistema de creencias que estaba dividido en varias sectas. Tal como los musulmanes modernos pueden ser todos llamados musulmanes aunque ellos se hayan dividido en dos SECTAS principales llamadas sunitas y chiítas; y tal como los cristianos modernos pueden ser todos llamados cristianos aunque ellos se hayan dividido en varias SECTAS llamadas católicos, Protestantes, metodistas, presbiterianos, etc., así también los antiguos hebreos pueden ser todos llamados hebreos aunque ellos se hubieran dividido en varias SECTAS que ellos llamaban fariseos, saduceos, escribas, esenios, etc. Todos ellos eran hebreos, pero no todos ellos eran fariseos. Todos ellos eran hebreos, pero no todos ellos eran saduceos. Todos ellos eran hebreos, pero no todos ellos eran escribas.


De este modo, una vez que usted entiende que los hebreos como pueblo todos generalmente seguían un cierto sistema de creencias aunque ellos también estuvieran divididos en varias SECTAS, entonces usted puede entender por qué Jesús no era un judío aunque él fuera, en efecto, un hebreo.


Entre los hebreos, los saduceos seguían las enseñanzas de la Torá (el Antiguo Testamento), y eran generalmente parte de los adinerados y "políticamente correctos" trepadores sociales de su época, que estaban cerca del rey y de la élite dirigente y a quienes les gustaba la riqueza y admiraban la cultura romana.


Si bien la Torá era generalmente aceptada por los fariseos, ellos también seguían algunas creencias extras que fueron inventadas por sus rabinos y que eran conocidas como "La Tradición de los Ancianos". Esas enseñanzas eran principalmente diversos métodos para evadir los Mandamientos y para convertir a los rabinos en portavoces de Dios. Esas tradiciones eran consideradas por los fariseos como de un orden más alto que las enseñanzas de la Torá, aunque ellas fueran básicamente reglas para trastornar todas las leyes de Dios que ellos habían aprendido de Moisés. "La Tradición de los Ancianos" era una enseñanza oral que sólo los fariseos seguían y traspasaban a sus hijos.


De este modo, cuando Jesús apareció en escena, él tuvo una condena especial para los fariseos, a los que él llamó "mentirosos, engañadores, hipócritas, asesinos y los mismos hijos de su padre, el Diablo". Si bien Jesús tuvo muchísimo que decir contra los saduceos que pusieron su servicio a Dios detrás de su servicio a hacer dinero y disfrutar de costosos pasatiempos, fueron los fariseos sobre quienes Jesús amontonó las brasas más ardientes por sus falsificaciones y su rechazo de las enseñanzas de la Torá.


Entonces usted puede ver que aunque Jesús enseñó a todos los hebreos —de los cuales él era uno—, él condenó lo que la SECTA saducea y la SECTA farisea y la SECTA de los escribas estaban enseñando y corrompiendo. Así, Jesús era un hebreo, pero él no era ni un saduceo ni un fariseo ni un escriba. La fe hebrea abarcaba todas esas SECTAS. Y Jesús les enseñó a todos ellos aunque él no fuera un miembro de ninguna de esas SECTAS. ¿Por qué Jesús sería miembro de una pequeña secta cuando su Mensaje era para todos los hebreos y no sólo para algunos de ellos?.


Una vez que usted entiende esto, entonces el siguiente paso es preguntar: "Entonces ¿qué son los judíos?".


La historia se despliega de esta manera: Después de que Jesús fue crucificado por los fariseos y por algunos de los saduceos (quienes habían sobornado y chantajeado a Poncio Pilatos), esas SECTAS prosperaron bajo el gobierno romano durante otros 70 años. Pero sus intrigas contra Roma y sus abiertas rebeliones y asesinatos de ciudadanos y soldados romanos finalmente obligaron a Roma a actuar. Como castigo contra los hebreos de Judea, Roma atacó Jerusalén y saqueó la ciudad en 70 d.C. y ordenó que ningún hebreo pusiera nuevamente el pie dentro de aquella ciudad. Todos los hebreos en la ciudad fueron o muertos por espada o esclavizados en las minas y galeras romanas. Y a todos los hebreos en toda Palestina se les ordenó que se marcharan y que no volvieran nunca. Y a partir de aquel tiempo los hebreos comenzaron a dispersarse a través del Oriente Medio y Europa en lo que ellos llaman la Diáspora.


Con su centro espiritual de Jerusalén destruído, los hebreos que fueron capaces de escapar y aquellos que no estaban en la ciudad misma, huyeron a las regiones circundantes para reagruparse. Por supuesto, ellos se preguntaron por qué Dios los había castigado tanto. Los saduceos, siendo creyentes en la Torá, concluyeron que de hecho ellos habían crucificado equivocadamente al Mesías. Y así, los saduceos se convirtieron al cristianismo y desaparecieron de la Historia como una SECTA del hebraísmo.


Pero los fariseos, siendo obstinados de corazón y corruptos en su virtud, y no creyendo en los claros signos de la Torá en cuanto a quién sería el Mesías, pensaron de sí mismos como superiores a las enseñanzas de la Torá. De ese modo, esos rabinos concluyeron que ellos habían sido destruídos por Roma como una prueba de su fe en su comprensión de la "Tradición de los Ancianos". Esa Tradición era una enseñanza ORAL de los rabinos a la que ellos habían elevado a la santidad mediante la creencia de que ella había sido una enseñanza secreta dada oralmente a Moisés, susurrada al oído de Moisés por Dios mismo, y así superior a las enseñanzas escritas de la Torá.


Y así, esos fariseos se reagruparon y continuaron las enseñanzas que habían sido condenadas por Jesús como obras del diablo. Y ya que los saduceos se habían convertido al cristianismo, y los esenios habían sido destruídos por las legiones romanas, los fariseos se encontraron como los ÚNICOS herederos del sistema hebreo de creencias. Y como los únicos herederos de la Torá y de la tradición oral de los Ancianos, ellos asumieron el liderazgo de TODOS los hebreos restantes que seguían las enseñanzas de Moisés y no la enseñanza de Jesús.


Esos fariseos deambularon a través del Mediterráneo del Este y de Mesopotamia en busca de un lugar para vivir, ya que ellos tenían prohibido retornar a Jerusalén o al país de Judá. Y así, a menudo a ellos la gente nativa les preguntaba: "¿Quiénes son ustedes y de dónde vienen?". Ellos no dijeron que eran fariseos o jerosolimitanos que habían sido condenados tanto por los cristianos como por los romanos. Ellos dijeron que eran de la tierra de Judea. Y entonces ellos llegaron a ser conocidos como Judeanos o, usando una pronunciación más corta, Judíos.


Y de esta manera, usted puede ver ahora que Jesús no era un judío, y que los judíos de hoy son la misma SECTA a la cual Jesús más condenó. Y por esto los judíos odian a Jesús y al cristianismo hasta este mismo día porque ellos son los mismos a quienes Jesús llamó "mentirosos, impostores, hipócritas, asesinos e hijos del diablo". Los judíos de hoy son los fariseos sin cambio, que enseñan los mismos males y vicios que ellos han venido enseñando desde aquellos antiguos tiempos.


Y por eso los judíos odian y difaman al Ku Klux Klan, porque los Klansmencreen lo que Jesús dijo sobre los judíos.


Cuando alguien dice: "¡Oh, mire!", y apunta hacia la Luna, la gente naturalmente mira hacia la Luna y no al que señala. Los judíos son expertos en apuntar sus dedos hacia otros para evitar ser vistos como ellos son.


Que los judíos fueron los primordiales comerciantes de esclavos durante toda la historia europea hasta, e incluyendo, la Guerra Civil estadounidense, es algo que ellos esconden detrás de su hipócrita mascarada de ser "los amigos del pueblo de los negros contra la opresión de la gente Blanca". Y así, hoy, en los medios judíos de comunicación usted encontrará que los judíos apuntan sus dedos hacia el Ku Klux Klan debido a ser "anti-negros". Pero en sus mentiras e hipocresía, ellos realmente están tratando de encubrir el hecho de que ellos fueron los que vendieron los esclavos negros a los estadounidenses Blancos en los días en que la esclavitud era todavía legal. Y ellos quieren culpar a otros por sus propios pecados a la vez que esconden el hecho de que fueron los cristianos Blancos los que liberaron a los esclavos, luchando una Guerra Civil que costó las vidas de un millón de personas Blancas por la liberación de los negros. Y ellos se oponen al Klan porque éste cree lo que Jesús dijo sobre los judíos.


Que los judíos fueron los dueños del monopolio de la trata de esclavos en todas partes de Europa, el Mediterráneo y África del Norte desde tiempos pre-romanos hasta, e incluyendo, el comercio de esclavos tanto en América del Norte como en Sudamérica, ellos lo esconden detrás de sus lágrimas de cocodrilo y sus hipócritas sonrisas mientras mienten y dicen que hoy ellos son "los hermanos de las minorías", la misma gente a la que ellos esclavizaron, torturaron y oprimieron, y dicen que ellos están firmemente opuestos a la "opresión por parte del hombre Blanco contra sus propias minorías"; y esto, ante los hechos de que fueron los cristianos Blancos los que le pusieron fin a la esclavitud después de que ésta había estado en este mundo desde que la civilización comenzó hace 12.000 años.


Que los judíos fueron los únicos que se apropiaron del monopolio del opio que devastó a China y destruyó las vidas y las fortunas de decenas de millones de chinos, ellos lo encubren con la mentira de que fueron los británicos los que difundieron el opio en China y no judíos y sólo judíos trabajando bajo pasaporte británico. Y luego para proteger el monopolio del opio, propiedad de sus congéneres judíos en India y China, los judíos de Inglaterra obligaron al gobierno inglés a involucrarse en dos Guerras del Opio contra China.


Que los judíos fueron los iniciadores, inventores, promotores, respaldadores financieros y beneficiarios de la Revolución bolchevique en Rusia, ellos lo esconden detrás de la mentira de que ellos eran sólo rusos revolucionarios y no judíos que vivían en Rusia y judíos que financiaron la revolución entera desde las casas bancarias de Wall Street. Mao Tse-Tung no fundó el Partido Comunista chino, que causó el asesinato y la esclavitud de mil millones de chinos. Fue fundado por dos judíos de Rusia.


Para encubrir el hecho de que el comunismo judío, incluso de acuerdo a las estimaciones más conservadoras de los propios historiadores comunistas, fue responsable de la muerte de cien millones de personas desde 1917, los judíos promueven un fraude que trata de hacer de seis millones de judíos más importantes que los cien millones de que ellos son responsables de asesinato, hambre y tortura.


Ahora, ¿entiende usted por qué Jesús no era un judío?.–